Feeds:
Entradas
Comentarios

Por penúltima vez…

Sí, he vuelto a cambiar el tema del blog. Debe ser un problema psicológico. Algo así como que no tengo la estabilidad necesaria para estar conforme con algo fijo. O que necesito desconectar y probar cosas nuevas después de un día rutinario de estudio y… nada más. O que me aburro de vez en cuando sin más. Algún día se descubrirá la verdad.

Tampoco quiero explicarlo muy a fondo, simplemente me copié un poco de Peris, que también ha hecho lo propio, pero él con el Black Letterhead y yo con el Mistylook. Además, quería añadir lo de “Cría Cuervos y échate a Dormir“, frase mítica donde las haya, que sustituye al emblemático “Lo del Peris se contagia…” y que también sirve de réplica perra al “Cree el ladrón que todo el monte es orégano” de Pidrou.

Como no podía ser menos, voy a meter también la típica imagen de Guillo, dibujante supongo que chileno que suele acompañar inconscientemente en los cambios habidos en La Esfera. Su propia página habla de “humor libre”, así que supongo que no me hará pagar nada.

militaresr.jpg

 

Anuncios

Batallitas y cosas así

Lo cierto es que no suelo escribir acerca de este tipo de cosas. Me gusta la Historia, me parece curiosa, interesante, nos hace aprender mucho acerca de “nosotros” y de “ellos”, y de todos los demás. Pero lo cierto es que no recuerdo ningún post que se dedicara fundamentalmente a comentar un episodio como el que hoy vengo a tratar. En parte porque lo descubrí (el episodio) hace poco gracias a un correo de estos en cadena; en parte quizá porque estoy de vacaciones ya casi una semana y no he tocado La Esfera, y tengo de alguna forma que justificar mi inactividad; y sobre todo en parte por lo pintoresco de la historia y sus increibles consecuencias… y porque si esto cayera en manos de Reverte me quitaría la idea de escribir sobre el particular, qué diablos, les invito a retroceder unos doscientos años casi exactos.

Sin duda que los lectores de La Esfera conocerán la situación que a finales del siglo XVIII había entre las potencias de Inglaterra, Francia y España, con la alianza entre estas dos últimas para luchar contra la primera, potencia naval del momento que bastante jodía las expediciones comerciales a las Américas de las otras dos. El tratado de San Ildefonso, en 1796, significó concretamente el compromiso de galos y españoles para luchar conjuntamente contra Inglaterra. En cumplimiento de tal convenio, en 1807 una fuerza de casi quince mil españoles partieron hacia Alemania y el Báltico para reforzar el bloqueo comercial decretado por Napoleón frente al Reino Unido. En su viaje atravesando Europa, fueron contempladas por sus contemporáneos, que los describieron como “de rostro altivo y paso vivo, pequeños, de ojos vivos, muy morenos y con los dientes muy blancos”. Los soldados portaban consigo tartanas con la impedimenta y un alto número de mujeres y niños. Causó sorpresa entre quienes vieron el paso de los militares la costumbre, desconocida entonces, de fumar cigarros. Hay que tener en cuenta que en Europa se solía fumar en pipa. Formaban la expedición tres divisiones, dos al mando de Don Pedro Cano y Sureda, marqués de la Romana (también era el jefe de la expedición en general) y una tercera, que venía del Norte de Italia, comandada por el general español de origen irlandés D. Juan Kindelán.
mapanapol.png
Lo cierto es que los de Kindelán participaron en algún asedio en Alemania, donde pasaron el invierno de 1807 las tres divisiones, pero en febrero de 1808 partieron hacia Dinamarca, país aliado de Francia (y por ende, de España) que había declarado la guerra a Suecia, país que no apoyaba el bloqueo contra Gran Bretaña. La idea era prevenir una posible invasión sueca de Jutlandia.

En estas estábamos, con quince mil españoles armados en el Norte de Europa cuando, hace ya casi doscientos años, llegaron el dos y el tres de mayo de 1808.

Los medios de comunicación no eran lo que son ahora, y la información de que los mandos de aquellas tropas disponían era limitada y tamizada. Napoleón, antes de que se supiera nada en Dinamarca, mandó diseminar las tropas hispanas, separándolas entre sí, para evitar una respuesta conjunta de aquellos hombres. Los franceses interceptaron toda la correspondencia e, incluso, impidieron a cañonazos que cualquier embarcación se acercase a la costa. Sólo conocían parte de los acontecimientos, los que publicaba la prensa francesa. Un espía inglés, un sacerdote católico llamado Robertson, consiguió llegar hasta  de La Romana, y le mostró las proclamas de las Juntas de Asturias, Galicia y Andalucía. Le comunicó que el gobierno inglés estaría dispuesto a facilitarles transportes para embarcar sus tropas para España.

mamelucos.gif

 El general elaboró un plan para concentrar todas las tropas en la isla de Fionia, utilizando la excusa de una revista de inspección.  Desafortunadamente, antes de que este plan pudiese llevarse a cabo, de La Romana recibió órdenes de que todas las tropas españolas bajo su mando prestasen inmediatamente, en sus respectivas guarniciones, un juramento de fidelidad al nuevo rey José Bonaparte, órdenes que fueron enviadas directamente a La Romana, al general Kindelán, y al resto de mandos españoles al frente de los distintos grupos en que se habían dividido las tropas.

El cumplimiento de éstas órdenes fue muy distinto en cada uno de los lugares. En Jutlandia, Kindelán, que desde el principio tomó partido por los franceses, consiguió jurasen las tropas a su mando, con el engaño de que las demás habían jurado ya, si bien costó gran trabajo, produciéndose un grave escándalo y hubiera perecido el propio general, de no huir precipitadamente. Kindelán se pasó finalmente a los franceses, abandonando sus tropas.

En Seeland, ocurrió lo contrario; los Regimientos Asturias y Guadalajara, que habían tenido noticias de los sucesos de España, se negaron a jurar y se sublevaron, atacando a los franceses y causando la muerte de un oficial. Luego marcharon sobre Copenhague, pero por el camino fueron interceptados por los franceses y obligados a deponer las armas.

En Fionia y Langeland, La Romana trató de ganar tiempo. Sabía que la tropa era reacia a firmar y que se podían producir motines, lo que hubiese comprometido el plan de evasión. Unos juraron sin dar los vivas mandados; los artilleros juraron lo que jurasen sus oficiales; los zapadores se negaron rotundamente a hacerlo; los dragones de Almansa interrumpieron la lectura de la orden con los gritos de ¡Viva España! ¡Muera Napoleón! y al amenazarles con un castigo ejemplar rompieron filas en el mayor desorden.

 Al ir a jurar el Batallón de la Princesa, por un movimiento no se sabe si convenido o espontáneo, oficiales y tropa se agruparon alrededor de la bandera y fijando en ella la vista permanecieron así largo rato en el silencio más profundo, que no dejaba por esto de ser muy elocuente, hasta que salió un cabo de filas y dirigiéndose al marqués de La Romana con el arma presentada, le dijo respetuoso, pero enérgicamente: “Mi general; mi compañía no jura a José ni a otro alguno, sino esa bandera, pues en llegando a España veremos a quien representa.” El capitán de ingenieros D. Fernando Miyares cuenta que el cabo dijo exactamente: “Mi general, yo no quiero jurar; sé muy bien que el no obedecer es un delito capital, y me presento para ser fusilado, porque en tratándose del juramento, de ninguna manera obedeceré, mándelo quien lo mandare.” A pesar de aquella manifestación tan expresiva, se leyó la orden y se dieron las voces para hacer las descargas prevenidas; mas en lugar de obedecerlas, los soldados del Batallón de la Princesa, con asombro general, descansaron las armas tan silenciosos y resueltos como antes. Su coronel el conde de San Román pudo al fin hacerse obedecer; pero toda la noche siguieron disparando sus fusiles al aire con la algazara y desorden consiguientes y en son de mofa.
bailen.jpg
Bernadotte, general francés, conminó a de La Romana mediante un ultimátum a que hiciese jurar a sus tropas inmediatamente. Pero La Romana había recibido la visita del oficial del Regimiento de Cataluña, el subteniente Fábregas, quien había llegado hasta la escuadra inglesa, y traído documentos en los que los ingleses aseguraban tener dispuestos los buques para embarcar toda la “División del Norte”; por ello, impartió órdenes a todas las guarniciones para que se concentraran en Nyborg a fin de proceder a su embarque.

De La Romana, con los Regimientos de la Princesa, Voluntarios de Barcelona, dos Escuadrones del Regimiento de Almansa y la artillería a caballo, se apoderó de Nyborg. Los ingleses, después de un encarnizado combate con los daneses, desembarcaron en la plaza y, después de conferenciar con de La Romana, decidieron el traslado a la isla de Langeland de las tropas; en ésta sería efectuado el embarque de la totalidad de las mismas. El Regimiento de Caballería Algarve fue hecho prisionero cuando intentaba cruzar el Pequeño Belt.
mapaden.jpg
En Langeland se habían concentrado ya los Dragones de Villaviciosa y el Batallón Ligero de Barcelona y, un poco más tarde, el Ligero de Cataluña, efectivos que se apoderaron de toda la isla; de La Romana y sus tropas pudieron desembarcar con total tranquilidad. Había conseguido reunir las fuerzas restantes el 13 de agosto.

El 21 de agosto, el almirante británico Sir James Saumarez y su escuadra ancló frente la costa oriental de Langeland, donde embarcaron los nueve mil hombres que había conseguido reunir el de La Romana, sin abandonar más que los caballos que no podían transportarse, y salvándose toda la artillería (25 piezas). A continuación zarparon con rumbo a Goteborg, en la costa de Suecia.

El 5 de septiembre, los nueve mil españoles fueron embarcados en 37 buques enviados por Gran Bretaña, y zarparon con destino a La Coruña; no obstante, debido al mal tiempo, arribaron a Santoña y Santander, el 8 de octubre. Quedaron prisioneros de franceses y daneses más de cinco mil españoles.

Ante la situación anterior, la Junta Suprema (reunión de los respresentantes de las Juntas Provinciales), reunida en Sevilla el 18 de septiembre de 1809 y en representación del rey Fernando VII, que estaba en el exilio, acuerda romper, mediante la publicación de un Real Decreto, toda comunicación con Dinamarca. Se mandó imprimir dicho Decreto así como el de su comunicación inmediata a todas las instancias oficiales.

Una vez recibida dicha comunicación en el Ayuntamiento de Huéscar (en el extremo norte de Granada), y analizando las causas y hechos ocurridos, se acuerda, en sesión plenaria del día 11 de Noviembre de 1809, declarar la Guerra a Dinamarca (por lo visto los ayuntamientos de entonces tenían algunos poderes de los que carecen los actuales, a Dios gracias).

huescar.gif

La guerra declarada por Huéscar, sin embargo, pasaría desapercibida durante casi dos siglos, hasta que trascendió a la prensa y la Corporación Municipal granadina se reunió el 7 de julio de 1981 y acordó “iniciar las negociaciones con las autoridades danesas para restablecer la paz entre ambos pueblos”. Daría como resultado una paz que se materializó el 11 de Noviembre de 1981, ciento setenta y dos años después de la primitiva declaración. La noticia tuvo su eco en los medios de comunicación nacionales, como en esta noticia de El País, que pone de relieve el caracter lúdico festivo de la reconciliación internacional habida entonces.

Como dice la web del ayuntamiento de Huéscar, “ojalá todas las guerras fuesen como ésta: ignorada por ambos contendientes hasta la firma de la Paz”.

Sé que muchos esperáis mi previsible y sesudo análisis del resultado electoral de anteayer. No quiero fallar a mi público y seguramente cuando se traduzca en algo más concreto (alianzas, dimisiones y pescas) hablaré del tema, ya que tampoco quiero que cada pequeña noticia se convierta en un post si puedo abarcar una mirada más panorámica de todo.

No obstante lo anterior, el principal objeto de análisis del artículo presente no es sino una consecuencia directa de los últimos comicios. Como habréis leído en los periódicos, o visto en la televisión, o consultado en alguna otra web o escuchado por la radio, o recibido por telepatía extraterrestre (meto lo de telepatía extraterrestres por si algún friki busca esas dos palabrás en el google para que esto tenga más oportunidades de salir, es perro, pero el título del post es por lo mismo), la coalición Izquierda Unida, ya sabéis, la unión de los partidos que se encuentran a la izquierda ideológica del PSOE, por lo que sea ha culminado su deriva descendente, su evolución catastrófica y ha acabado sin grupo parlamentario propio (sólo dos diputados), por lo que su coordinador general, Gaspar Llamazares, ha decidido no presentar su candidatura en el próximo congreso del partido (sé que lo sabíais, pero lo cuento esto porque soy consciente de lo cosmopolita que puede llegar a ser el blog, hay gente del extranjero que no sabrá muy bien qué es “Izquierda Unida” sin más).

Al día siguiente de este pésimo resultado, el gabinete de comunicación de la coalición de izquierdas envió un breve “manifiesto” a diversos medios de comunicación (escuché esto anoche en la Cadena Ser, pero supongo que fue remitido otros muchos). El texto viene a decir lo siguiente:

En un día como hoy de resaca electoral, y tras agradecer las llamadas recibidas tanto de contenido profesional y las que incluyen otros igual de reconfortantes, así como aquellas que a buen seguro han acabado perdiéndose en el complicado mundo de las telecomunicaciones, desde este gabinete de comunicación queremos recordar que la vida sigue y como bien pronosticaron Schopenhauer y el oráculo de Delphos, “donde menos se espera salta la liebre”.

Hasta que a no mucho tardar os mandemos una nueva previsión para seguir en la brecha informativa, y dada la cercanía de la semana santa, os remitimos una reflexión en forma de minutos musicales.

Después de ello, en las palabras “minutos musicales” se incluye un enlace a un “video-clip” que añado a continuación.

Pues eso, bravo, la verdad es que pocos se tomarían con este humor una situación así. No es que coincida con sus ideas, pero es que tienen que caer bien cuando van de este palo.

La Ley Orgánica 5/1985, de 19 de junio, del Régimen Electoral General (LOREG en adelante) dice, en su artículo 69:

“Entre el día de la convocatoria y el de la celebración de cualquier tipo de elecciones se aplica el siguiente régimen de publicación de encuestas electorales:

(…)

7. Durante los cinco días anteriores al de la votación queda prohibida la publicación y difusión de sondeos electorales por cualquier medio de comunicación.”

El mencionado artículo jamás ha sido objeto de reforma desde su promulgación, hace casi veintitrés años. Respecto a las elecciones de mañana, 9 de marzo de 2008, significa una prohibición en cuanto a la publicación de encuestas sobre los resultados de los comicios desde las 12 de la noche del pasado lunes.

‘La Esfera del Profano’ siempre ha hecho gala del cumplimiento estricto de la legislación española, a la que, por lo general, se respeta y acata. Por supuesto, la LOREG no va a ser una excepción, más allá de la opinión que esta redacción sostenga sobre su contenido (que sin duda es muy criticable por varios extremos, incluyendo el precepto transcrito).

No obstante lo anterior, ‘La Esfera’, tras observar la postura que sobre el particular mantiene El Periódico de Catalunya, apoya totalmente la opción adoptada por la citada publicación. En su página de Internet, el rotativo proclama:

“La ley española prohíbe a los medios de comunicación del país publicar y difundir sondeos electorales durante los cinco días anteriores al de la votación. EL PERIÓDICO DE CATALUNYA cumple esta norma, pese a considerar que supone una clara limitación de la libertad de expresión, impropia de una democracia consolidada como la nuestra. Por ello, permite a sus lectores acceder a través de internet a las encuestas que se publiquen en el extranjero, como las de El Periòdic d’Andorra.La iniciativa de la cabecera andorrana ha hallado un importante eco en medios de todo el mundo. Así, el diario francés Libération, el británico The Times y el argentino La Nación han abordado el asunto, incidiendo sobre todo en la controversia por el veto a la difusión de sondeos.”

Por lo tanto, los organismos de decisión de La Esfera del Profano, después de un arduo debate, han preferido facilitar a nuestros seguidores acceso a la publicación andorrana, porque la información es uno de los fines que este blog persigue incansablemente.Reconociendo el total desconocimiento del contenido de la legislación andorrana al respecto, nos arriesgamos, por tanto, a facilitar un link que llevará a quien pinche en el mismo a la página web del diario transpirenaico. Para ello, sólo tendrán que hacer click en la siguiente imagen del arco parlamentario de nuestra Cámara Baja:

congreso.jpg

 El Periòdic d’Andorra ha anunciado el último de estos sondeos para las 23.30 horas de hoy, sábado, 8 de marzo. Última encuesta que nos consta que se hará antes de que empiece el día mismo de las elecciones.

Canción Friki de Hill Street

Siento volver con una cosa tan sin sustancia, pero es domingo por la mañana y tampoco es para ponerse exquisitos, muchachada.

El tema está en que si en las últimas dos o tres semanas habéis visto Buenafuente (o en la última El Intermedio, o Sé lo que hicísteis, seguramente Sabías a lo que venías, y de alguna forma también lo habrán metido como sea en Minuto y Resultado, de hecho están investigando cómo incluirlo en Prison Break) conoceréis la famosilla canción de El Chiki Chiki, o algo así. Interpretada por David Fernández, colaborador de Andreu Buenafuente en su programa, caracterizado como Rodolfo Chikilicuatre, durante un tiempo llegó a estar en el primer puesto de la lista de votaciones de los solistas o grupos que se presentan como candidatos a representar a España en Eurovisión 2008 (en este instante, sin embargo, un viejo aún más friki lo ha desbancado, al menos momentáneamente). La canción, por si no estáis antenizados, no véis La Sexta ni ningún programa de zapping (valga la redundancia) suena más o menos así:

Sin embargo, como en este país somos así de competitivos, parece que los frikis están de enhorabuena. Realmente no creo que ambos “artistas” sean comparables entre sí, de los que hablaré a continuación no están intentando participar en Eurovisión, sino en un concurso de Telecinco rollo reality-con-cantantes-que-se-parece-misteriosamente-a-otros-concursos-del-mismo-estilo (no puedo creer que Telecinco esté emitiendo un programa de ese corte).

Sólo para que vayáis comparando, en resumen, os facilitaré los dos grandes hits del dúo musical al que me estoy refiriendo, Kamelo.Semos (o Camelo Punto Semos, o como se escriba oficialmente), máximos exponentes de la Rumba Pop, por lo visto, a saber:

 Guaperas Total:

y, por supuesto, Jonathan:

Personalmente opino que la gente esta de Kamelo.Semos alcanzan una perfección musical más pulida que Rodolfo Chikilicuatre, pero claro, yo soy un profano en la materia. Decidid vosotros si lo preferís.

Heme aquí otra vez, retomando las riendas de esto. La Esfera del Profano se propone, en esta ocasión, volver a hablar sobre algún que otro anuncio publicitario de los que salen por televisión. Concretamente, ha llamado la atención en nuestra redacción poderosamente lo creativos que están resultando alguno de estos spots, particularmente lo que tratan de ofertar distintos automóviles.

 Sin duda, nuestros lectores recordarán que hace unos meses (hacia otoño) hizo su aparición uno de ellos, el del Skoda Fabia, de la agencia Fallon London (británica).

En las últimas semanas, además, hemos tenido la ocasión de ver otros dos que también son cuanto menos, curiosos. Nos referimos, por ejemplo, al de la Oda al Ford Focus, de la agencia Ogilvy & Mather (italiana):

Y como no, Audi no iba a ser menos. Aquí tenemos el spot del A4, de DDB Barcelona (de DDB España):

Pues eso, a ver si los fabricantes de productos de limpieza se ponen las pilas y no tenemos que aguantar sus anuncios que podrían ser de radio.

Nota del Redactor: Si alguna de las marcas mencionadas en este blog se siente en la obligación moral de enviar algún cheque a favor del blogmaster para evitar la gratuidad de la publicidad que se le hace, deje sus señas en la respuesta a este post y nos pondremos en contacto con ustedes.

Esta nueva entrada de ‘La Esfera’ podría haber tratado los más diversos temas. Por momentos, la redacción ha ido alternativamente pensando en hablar sobre varias materias.

En primer lugar, llamó poderosamente la atención el asunto de la letra del Himno de España, que supongo recordarán. Ya saben, el Comité Olímpico Español planteó una especie de concurso sobre el particular que, según decidió el jurado constituido a tal fin, acabó ganando Paulino Cubero, que como algún insigne columnista afirmó en su momento, tiene nombre “de guerrillero del maquis o de portero de fútbol sala”. La propuesta recibió críticas, la mayoría desfavorables (aunque sería injusto no decir que existe alguna excepción a esta regla general). Finalmente la cuestión que iba a ser materia de nuestro sesudo análisis fue decayendo debido a la retirada de la letra, que no llegó a ser ni siquiera a ser planteada ante las Cortes, debido precisamente a la reprobación general de que fue objeto.

Descartado el Chunta, chunta, la siguiente opción era hablar de la situación a la que se había llegado con la decisión de la cúpula del PP de no incluir a Alberto Ruiz-Gallardón en la lista electoral que dicho partido presentará por la provincia de Madrid. Los errores de bulto siempre son carnaza para el análisis de ‘La Esfera’, y como éste encontraremos pocos. El martilleo al que los medios nos han sometido con esta cuestión, además del hecho de que será mejor dejar para un examen más sosegado este tema, con toda probabilidad tras las elecciones, ha conseguido que nuestra redacción también deseche la posibilidad de tratarla.

Una tercera posibilidad era algo más intrascendente, pero tampoco estaba exenta de cierta curiosidad. Nos referimos exactamente a la identidad y los móviles que orientan al funcionario (o quien sea) que se encarga de poner los nombres a las operaciones policiales. Si ya parecía llamativo que el caso de Totana se llamara Totem (no es que se marearan una barbaridad para encontrar una denominación más relacionada con algo, parecería que se le había ocurrido tomando unas cañas en el bar al lado de la comisaría), no menos peculiar es que cuando la corrupción ha vuelto a golpear, en esta ocasión en Los Alcázares, como tampoco iba a sostener que la operación se llamara “Alcázar”, y como seguramente el funcionario en cuestión tampoco debe ser murciano, en una inquietante alusión a la película de Garci (o a la de Fernán Gómez del año 65) y más bien a la obra teatral de Miguel Mihura, se decidió por operación Ninette (por aquello de “Ninette y un señor de Murcia”). No os extrañe, si en el futuro se da la hipotética, la imposible casualidad de que haya algo parecido, pongamos en Cieza, que se empiece a hablar de la operación Camacho. El problema era que, además de lo dicho, poco más se podía estirar esto, así que también fue descartado.

Definitivamente, y alejándonos por lo tanto de la actualidad más inmediata, nos proponemos exponer algo totalmente distinto: desmontar el infantil argumento de que en el mundo sólo existen los contrarios; que si no existiera el mal, tampoco existiría el bien, por lo que, extrapolándolo, cualquier concepto debe tener su opuesto para poder existir en la realidad.

Desde nuestro punto de vista, esta tesis  peca de pueril, de necia, de simple. Una nefasta influencia de Barrio Sésamo, en particular de Coco. Esperamos poder desterrar esta idea de nuestras mentes. En un primer momento debemos excluir en todo caso los objetos materiales que vemos con los sentidos: el monitor en el que lees este post no tiene un contrario, ni el teclado con que lo escribo, ni nada que puedas sostener entre las manos.

Más aún, también hay conceptos inmateriales que tampoco tienen un antagónico: así, “el tiempo”, “el espacio”, no nos ofrecen una noción con significado contradictorio. Muchos podrán decir que dentro del espacio y el tiempo sí podríamos encontrar ideas contrarias (arriba y abajo, día y noche), pero no puede decirse que en todos los casos se dé esta misma oposición (no existe un contrario de “año”, o de “mes”; tampoco de “ancho, alto o largo”, que serían tres conceptos con significados diferentes, tres, por lo que no son opuestos en el sentido de que haya dos que se excluyan entre sí).

A mayor abundancia, existen términos meramente humanos que tampoco llegan a tener un concepto negativo en sí. Si nos planteamos cuál es el contrario de “prohibición”, podríamos pensar que “obligación” sería la respuesta, pero lo cierto es que se acerca más a esto la noción de “permisión”. En cualquier caso ninguna de las dos opciones es descartable, no se sitúan, pues, sobre una misma línea, en extremos opuestos, sino que es mucho más complejo.

El número cero, la envidia, una frontera, el concepto de concepto en sí, la ciencia, la literatura… nadie puede dudar de su existencia porque no exista una noción completamente antitética. Nadie duda de que existen ideas que las excluyen, pero o no lo hacen de una forma radical, o no son las únicas que lo hacen. El argumento de que todo tiene su contrario que le sirve de fundamento para existir sólo es útil para esgrimir otras tesis indemostrables de otro modo: que tiene que existir el mal y no puede ser erradicado, que existe el diablo, que tiene que haber sufrimiento, que debe haber pobreza… La única razón por la que el ser humano ha tratado de convencernos a otros de la veracidad de esta infantil idea es para esclavizarlos, para hacernos perder la esperanza. Pues bien, he aquí una lanza rota, una voz entre la multitud, que dice NO ante esta estupidez.

Cordial Saludo.