Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Deportes’ Category

Título más largo que la primera frase del post. Sí. Pero la cuestión es que sin crear alarmismos (bueno, un poquico sí) la cosa está así. No quería ser tan catastrofista en mi regreso al blog después del verano, pero no había más opción.

Como publica el rotativo gratuito aDn, “El laboratorio LHC tiene un 75% de probabilidad de extinguir la Tierra”. En el mismo sentido también aparecen noticias en otros medios más serios como el diario Público (con el máximo respeto, no tengo nada en contra de aDn, pero al tener que pagarlo como que parece que el segundo es mejor). Es probable que “LHC” no signifique “La Hora Chanante”, no lo sé, me los he leído por encima y me he saltado las palabras en inglés. Tampoco quiero transcribir estos artículos enteros, porque son largos y luego la peña se me va quejando de que si mis posts son largos, de que si meto mucha introducción… falacias fruto de la inquina, injurias propias de envidiosos, nosequé.

En resumen, dos científicos de tanto renombre como el estadounidense Walter Wagner y el español Luis Sancho argumentan que el próximo miércoles 10 de septiembre (cuando el LHC, signifique lo que signifique, entre en funcionamiento) podría crearse un agujero negro que se tragaría al planeta y podría originar una “materia extraña” que convertiría la Tierra en una estrella de neutrones sin vida. Según Wagner y Sancho, se generará una probabilidad del 75% de que el LHC acabe con la Tierra. Como os he puesto los links no creo que deba desarrollar mucho más la idea.

Pero la gran aportación que desde este blog vamos a hacer es poner esta noticia en conexión con las primeras señales que de este Apocalipsis se están manifestando en estos días previos al gran cataclismo. Ha ocurrido casualmente en Lausana (Suiza), no demasiado lejos de Ginebra, donde está el CERN ese. En efecto, en la Reunión de atletismo que se celebra en la ciudad Helvética, Ivan Ukhov, saltador de altura ruso, ha demostrado al mundo cómo es el principio del fin de la civilización. Según la web del Marca todo se pudo deber a que el susodicho atleta mezcló vodka con red bull poco antes de saltar, pero… es mejor que facilitemos desde aquí el vídeo y los propios internautas opinen sobre el asunto.

En fin, como diría aquél, “arrepentirse, la Fin del Mundo está cerca”. O bien, en caso contrario, todo esto sería una bacalá infame.

Un Cordial Saludo.

Read Full Post »

En esta ocasión, dando una vuelta de tuerca más, voy a empezar hablando de partidas de ajedrez en el cine. Pocos temas más bloggeros que éste, y además concretamente en este caso puedo decicar este post al autor del Blog La Vela y el Vendaval, Miguelton, cuyo padre es profesor y jugador amateur del deporte de los escaques. No es que nos enseñara a jugar, porque ya sabíamos; nisiquiera a jugar mucho mejor, porque algunos ya jugábamos en el instituto a menudo por mero pique, y en clase tampoco es que fuésemos los alumnos más atentos del mundo. También puedo decir que consiguió que disfrutáramos aquellas clases que a priori no tenían por qué ser tan divertidas. Además supo transmitirnos suficiente técnica para pulir en muchos aspectos nuestro juego. Lo cierto es que pocas veces voy a poder brindar una dedicatoria tan fácil, y no voy a perder la ocasión de mencionar a quien nos hizo jugar nuestros primeros (y por mi parte únicos) torneos allá por primero de bachillerato.

No nos pongamos tampoco sensibleros, pues no voy a perderme hablando de los tiempos del Diego Tortosa. Tampoco voy a ponerme erudito en el tema ajedrecístico. Más bien voy a limitarme a describir un poco alguna escena y simbología del juego que tratamos. Aunque originalmente quería hablar de la partida que HAL 9000 gana en 2001, Una odisea del espacio, he estado investigando el tema y voy a dejar esa partida para otro post, refiriéndome en este caso a la partida que se da en Blade Runner entre Tyrell, el gran Creador de los replicantes, y Sebastian un diseñador genético o algo así, que es ayudado por el replicante Roy Batty, que es un poco el protagonista junto a Deckard (Harrison Ford).

No voy a contar mucho más de la película, salvo lo estrechamente relacionado con la partida (de hecho sí, así que si no la habéis visto, además de sentirlo por vosotros, os recomiendo que no sigáis leyendo). Lo importante es que Roy quiere hablar con Tyrell, sobre cómo vivir más tiempo, pero como dueño de la Tyrell Corporation, la fábrica de replicantes, por llamarla de alguna manera, no es que sea la persona más accesible, por lo que, siguiendo un plan preconcebido, Roy y Priss (Daryl Hannah) consiguen ir al domicilio de Sebastian, que casualmente tiene una partida de ajedrez a medio con Tyrell (entiéndase, Roy ve el tablero con la situación de la partida, se supone que está pendiente desde la última vez que se vieron, o que juegan por algún tipo de medio a distancia).

La ventaja aparentemente está en manos de este último, que conserva todas sus todas sus fichas salvo tres peones, mientras Sebastian ha perdido dos peones, un alfil y las dos torres. Además, ha tenido que sacar a su Rey de la comodidad de la fila 1 (lleva blancas), y está siendo seguido por la Reina y el alfil negros, que están en dicha fila. El Rey negro, por su lado, si bien tiene poca movilidad por la posición adelantada de los caballos blancos, está aparentemente protegido por el caballo, el alfil y los peones que lo rodean, de manera que tiene cierto margen para plantear una defensa sólida, aunque acaba de salir de un jaque “blanco”.

inmortal21.jpg

La primera idea de Roy es adelantar la Dama blanca hasta f6 (sería jaque), pero Sebastian lo reprende (“No, el Rey come a la Reina, ¿lo ves? un fallo”, dice en la versión en español, aunque lo cierto es que el fallo lo es de traducción, seguramente han traducido Knight por “rey”, en vez de por “caballero” o “caballo”), porque perdería a la Reina.

En una escena posterior, Roy ha convencido a Sebastian para que lo lleve hasta Tyrell. En un ascensor de Tyrell Corporation, para acceder a su Dios, Roy utiliza esta partida como llave. En efecto, el replicante “sopla” al diseñador genético los movimientos que le llevan a la victoria, y éste se los transmite a su adversario a través de un interfono, para así llamar la atención de Tyrell, quien le invita a subir a su vivienda para discutir sobre cómo ha resuelto la partida. Los movimientos en concreto son: Df6 (tal y como el replicante había sugerido al mismo ver el tablero), Cxf6; Ae7++. En imágenes:

inmortal22-24.jpg

Ya os habréis imaginado que esta partida no fue inventada por Ridley Scott, ni por Hampton Fancher y David Webb Peoples, guionistas de la película, ni por Philip K. Dick, autor de la novela en que se basó Blade Runner. No, estos movimientos se corresponden con la partida Anderssen – Kierseritzky de 1851, jugada en Londres. Es una de las más famosas de la historia, y ha sido estudiada en múltiples ocasiones por expertos en la materia. Si queréis ver una reconstrucción entera de la misma, podéis pinchar sobre el link que está dos líneas más arriba.

La relación entre estas jugadas y el contenido mismo del filme, o más concretamente, del momento de la película que hemos esbozado, es un tema manido en muchos foros de internet. Una curiosidad: en muchos comentarios hechos en otros blogs se dice que la simbología de todo esto está en el peón (replicante) que se convierte en Dama al llegar a la octava fila (tener una vida más larga, convertirse en humano). Sin embargo, podemos observar que en toda la partida que hemos observado no hay un solo peón que corone, y el que más cerca está de hacerlo está en la fila quinta, bastante lejos de su meta. Otra curiosidad: la partida que Roy utiliza como llave para conseguir saber cómo alargar su vida hace ya más de un siglo y medio que se conoce como “La Inmortal”.

Yo buscaría la simbología en otros paralelismos: Si en la película hacemos que el mate equivalga a la muerte de Tyrell a manos de Roy (ya está, ya lo he dicho, os dije que viéseis la película, ahora ya lo sabéis; de todas formas tampoco os he destrozado el final, cuando Roy muere ante Harrison Ford habiendo alcanzado más humanidad que las mismas personas que lo persiguen), puede entenderse entonces que Roy utiliza a Sebastian (Dama blanca) para llegar a Tyrell (Rey negro), ganando la partida y rebelándose contra su creador. El sentido de superioridad del replicante respecto al ser humano “genuino” se cristaliza cuando, partiendo de la jugada que era “un fallo” en la mente humana, se revela como decisiva para la victoria. Además, esta partida ha sido analizada desde el punto de vista del gran número de sacrificio de piezas que hacen las blancas para conseguir su objetivo final, lo que es en general bastante paralelo a lo que pasa en Blade Runner, pues los replicantes son “retirados” uno a uno hasta que sólo Roy consigue, en la última escena de la película y de una manera simbólica, obtener su alma humana.

 Hay otro clásico que guarda asombrosas semejanzas con la escena que analizamos. En El Séptimo Sello, de Bergman, un caballero y su escudero vuelven desde Tierra Santa a su reino (Suecia) tras participar infructuosamente en las Cruzadas. Al llegar sólo encuentran la peste, la locura, el caos… y La Muerte. La Parca se aparece ante Antonius Block (Max von Sydow) y le dice que ha llegado su hora. El caballero reta entonces a la espectral figura a una partida de ajedrez, partida que, además de servirle para ganar algún tiempo de vida, sirve como apuesta (si gana el caballero, vivirá; si pierde, su alma pertenecería entonces a la Muerte). Durante la confrontación, Antonius, como Roy, trata de desentrañar los misterios de la vida, del mundo, de la inmortalidad, de Dios. Ambos protagonistas ven cómo llega su final, y por medio del ajedrez, tratan de evitarlo.

Viendo las imágenes de von Sydow y de Rutger Hauer ante sus respectivos tableros, nos es difícil pensar que Ridley Scott no tuviera en mente a Block a la hora de configurar este momento de Blade Runner

hauerrunner.jpg

sydowsello.jpg

Con estas reflexiones acaba este pequeño análisis sobre el ajedrez en el cine sin olvidar que existen otras películas donde el juego cobra un especial protagonismo en toda la película o bien, en alguna escena significativa (La Tabla de Flandes, En busca de Bobby Fischer, Casablanca, la ya citada 2001, o incluso en X-men, donde Magneto y Charles Xabier juegan una partida en la celda del primero).

Sin duda, el milenario juego indio, introducido por los árabes en Europa, no está exento de una gran simbología que lo hace sorprendentemente visual, a pesar de que pudiera parecernos lo contrario. Al fin y al cabo, no deja de ser un intenso combate intelectual entre dos contendientes que en la gran pantalla, en las manos adecuadas, llega a adquirir un significado casi mágico. Místico.

Read Full Post »

Visto el clamor popular no voy a oponerme al deseo mayoritari del pueblo y voy a mostrar al mundo lo que pasó el miércoles por la noche en el Camp Nou. Vean este 2-0, pues.

No me considero mal escritor, pero no hay nada que pueda decir que esté a la altura de esto.

Read Full Post »

Escalofriante es el testimonio que un amigo me ha remitido desde la ciudad de Catania, donde está trabajando. Como todos sabréis, en el encuentro que enfrentaba al Catania y al Palermo en la serie A italiana (fútbol, Elton, esto va de fútbol), lo que parecía que iba a ser un derbi isleño más acabó convertido en una batalla campal en el que por el momento ya hay 22 detenidos y un muerto.  Mucho se hablará de esto en los medios, así que creo que la principal aportación que puedo hacer es transcribir aquí los momentos más sangrientos y morbosos de la narración de Guille, que vivió todo el tema este desde primera fila (una forma de hablar, no sé qué asiento ocupaba él).

Su relato empieza con su llegada al estadio del Catania con tres amigos españoles alrededor de las cuatro de la tarde. Como si de un campo argentino se tratara, parece que la gente ahí por lo general entraba sin pagar y quizá sin respetar el aforo máximo del sitio. Que se llenen las gradas para apoyar al equipo local cuando el vecino y eterno rival juega de visitante en tu casa, no es demasiado raro, la verdad. Tampoco resulta raro que en el maremágnum formado por la caótica entrada de muchedumbres de aficionados al mismo tiempo (y tras tres intentos policiales por hacerse con el control de la entrada al estadio) puedan verse peligrosos objetos como “navajas, botes, bengalas, e incluso pistolas, nadie te controla, nadie pide entrada…”.

A pesar del poco tranquilizador dato del “equipaje” que algunos habían llevado al partido, la primera parte parece que transcurre con normalidad. Gritos, cánticos, insultos (los normales en un partido de la máxima rivalidad)… nada se sale del guión esperado. No hay por qué sospechar lo que está a punto de pasar. Todo cambia cuando al comienzo de la segunda parte marca Palermo.

 En este momento nos cuenta Guille que “los aficionados del palermo entraron al estadio, durante la primera parte estaban fuera o encerrados o donde sea, pero al marcar el Palermo, ellos entraron para marcarse una vacilada delante de todos nosotros. En ese mismo momento, una lluvia de bengalas y objetos les caen, pero gracias a una malla metálica (…) y una mampara de unos 4 metros, no les pasaba nada”. Y éste es el momento en el que un campo de fútbol al Este de la isla de Sicilia se convierte en un escenario vietnamita, balcánico, iraquí. Algunas muestras textuales: “[Un] segundo después, una especie de cohete cae al estadio, a la grada donde estábamos. Vemos que la gente empieza a correr y a alejarse del sitio donde ha caído el objeto. Instantes después una serie de estos supuestos cohetes caen sobre nosotros, y (…) [al respirar] ves que no son cohetes, que son bombas de gas lacrimógemo.” Es sólo el principio.

Nuestro corresponsal describe la reacción de la gente a continuación. “La gente empieza a llorar, sangrar y hasta quedarse sin sentido, desmayándose; el pánico entra en todos nosotros, el partido se suspende, los gases han llegado hasta el campo y los jugadores son afectados por el gas; nosotros (los españoles) intentamos subir a lo más alto del estadio para coger aire, intentamos llamar a amigos que también estaban en el estadio, en la misma grada que nosotros, pero en diferentes sitios, para ver si están bien o si les ha pasado algo (…), ellos también vivieron esta situación de locura y tercermundista; sigue cayendo alguna bomba más y la gente decide en masa salir del estadio: gran parte para irse a casa, pero también gran parte para dar de leches a los ‘polis’ que nos estan tirando el gas”.

La narración sigue, transformádose poco a poco en un ‘Mayo del 68’: “Estando en lo más alto del estadio vemos la calle, la gente cogiendo piedras, palos y todo lo que pueda hacer daño para atacar a la policia, en ese momento decidimos irnos del estadio porque la cosa se estaba poniendo fea y se iba poner peor; con miedo, pánico, y a la vez traquilidad al saber que el problema no era en el estadio, sino en la calle (…), llegamos a la puerta del estadio para salir, pensamos qué hacer: si salir corriendo o no. Esperamos unos segundos y un grupo de salvajes corren hacia un lado para arremeter contra la policia. Era nuestro momento. Salimos para el otro lado, a un paso más ligero de lo normal hasta llegar a una zona de aparcamiento donde la gente se dirigía hacia el lugar de donde nosotros acabamos de llegar para liarse a palazos contra la policía”.

Nuestro héroe semiciezano (semiguadalupeño) ya está a salvo, como los españoles atrapados en medio del conflicto, según nos ha confirmado el consulado español en Catania. ¿Pero qué pasa con el resto de la gente? ¿Cómo evolucionaron los acontecimientos? El relato de Guille continúa: “Una vez fuera del peligro [y lejos] de las inmediaciones del estadio y de la bronca (…), fuera de la historia de estos salvajes, nos vamos a casa. Durante la noche los incidentes han seguido y hasta ahora han matado a un policía con un paquete bomba, que le han tirado dentro del coche [en el que] se encontraba, una centena de heridos y unos cuantos detenidos, de los cuales tres cuartas partes son menores de edad.”

 Y de una forma tan sencilla, una ciudad como Catania, europea, civilizada, y supongo que económicamente estable, se convierte en territorio comanche, una nube de humo y sangre tomada por una guerrilla urbana sin responsabilidades de ningún tipo y un pequeño ejército armado de porras, cascos, pistolas y bombas lacrimógenas (lo cierto es que no sé cómo van los carabinieri, o como pijo se llame la policía de Italia, pero supongo que no llevarán margaritas y pompones de animadora): el mismo paradigma de la desproporción de fuerzas que se ve en zonas del planeta con problemas de verdad.

No sé a dónde mierda va a ir a parar este mundo.

Read Full Post »

Me estoy picando a poner videos del youtube, y tampoco quería que el blog fuera un altavoz para los sentimientos futboleros de cada uno, pero es que la ocasión lo requiere. He aquí lo que sucedió anoche, en Barcelona, en torno a las diez menos cuarto:

Yo no sé a vosotros, pero he llegado a la conclusión de que está directamente entre los tres goles estéticamente más bellos de la era post-maradona (quiero decir, desde los ochenta para acá y sin contar a Maradona, porque el de van Basten coincidiría en el tiempo con… bah, da igual, lo que sea). Personalmente no me atrevo a ordenarlos, pues junto a éste del que estamos hablando sitúo inmediatamente el famosísimo tanto de van Basten. ¿El tercero? Hay que reconocer que no hay que olvidarse de la volea que significó la tercera y última Champions League para el Madrid, nos referimos al gol de Zidane.

 Que opine otro. Es imposible para mí hacerlo. Si bien es cierto que quizá los dos primeros sean de factura más difícil para el jugador, es absurdo negar que el tercero fue el más decisivo de los tres. En cualquier caso es un placer poder ofrecer goles como éstos a los lectores del Blog.

 Un Cordial Saludo,

MaX.

Read Full Post »